Border center

Evelyn aprovechó sus aptitudes y pasiones para contar con sensibilidad

Durante años, Evelyn Silvana Salazar Corzo tuvo la idea fija de dar a conocer las condiciones de los trabajadores de una comunidad agrícola de Chiapas. Logró cristalizarla con el apoyo del Border Hub.

Desde los días de su infancia y adolescencia, la reportera chiapaneca ha visto cómo generaciones enteras de familias trabajan en los campos de caña de San Francisco Pujiltic, comunidad del municipio de Venustiano Carranza, lejanas de condiciones básicas para una vida digna. Quería contarlo.

Fue ahora, a sus 25 años, siendo periodista con experiencia en el trato a las infancias y apoyada con una beca del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Sur (Border Hub), que logró poner la situación en el ojo público.

“Cuando yo vivía aquí siempre tuve el anhelo de hacer algo con la zafra en general, entonces, yo pensaba ‘los hombres que cortan’ y eso yo pensaba, hasta que dije, ‘no, pues y los chamaquitos, los nenes que también están ahí’.

“Pero esa visión la logré a partir de este trabajo (con niños) en lo audiovisual y bueno, como periodista creo que me ayudó a tener mucha más seguridad conmigo para poder hacer una publicación”, explica.

menores de edad de chiapas

Niños juegan mientras recolectan latas para aumentar el ingreso diario de sus familias. Foto: Evelyn Salazar

Trabajar con niños y niñas

Todavía estaba estudiando la Licenciatura en Comunicación en la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Chiapas en la capital del estado, cuando empezó a trabajar en el área de producción audiovisual de la asociación civil Vientos Culturales, dirigida a niñas y niños.

Ahí fue la presentadora del noticiero “Vientos, noticias que vuelan” y muchas veces ayudó en el área de producción haciendo grabaciones de entrevistas y temas diversos.

Durante más de tres años colaboró con ese equipo conformado en su mayoría por niños que informaban para niños.

“Trabajamos muy de cerca con diversos temas, creo que sí fue de las cosas que más me marcaron para la formación”, agrega.

El 11 de marzo fue publicado su reportaje “Fuego y filo: crecer en un hogar jornalero agrícola” en el Border Hub, revelando las duras condiciones de vida de esas familias del sureste mexicano.

reportera toma fotografias con su camara, al fondo se ven elementos de la guardia nacional

Evelyn Salazar recorre con frecuencia las comunidades y se halla con escenas como esta, donde la Guardia Nacional establece vigilancia. Foto: Angeles Mariscal.

Evelyn dio a conocer que existen más de 3 millones de niñas y niños que laboran como jornaleros agrícolas.

Narró que la mayoría de los trabajadores que acuden al ingenio ubicado en esa localidad, provienen de distintas zonas marginadas, para trabajar largas jornadas en la zafra.

Los niños también son parte de la labor y con esto, son privados de ir a la escuela y llevar una vida social conforme a su edad.

Regresar al terruño

Ha pasado poco tiempo de que Evelyn regresó a su terruño, Pujiltic. Valiéndose de sus aptitudes y su pasión por las infancias, es que dice, se animó a hacer esa historia que siempre supo, tenía que ser contada.

“Creo que es duro, es bastante duro el ver cómo viven, los horarios que tienen, las cosas que no hacen, como ir a la escuela, o sea, también es un mundo bastante limitado para ellos”, afirma.

Considera que su experiencia en la etapa en que trabajó a lado de niñas y niños ha sido su mayor escuela y lo que le dio las bases para realizar un reportaje con sensibilidad.

Su maestra de universidad y quien ha sido una gran influencia, Ángeles Mariscal, fue quien la invitó a tomar los talleres del Border Hub en 2021.

Dice que ha de ser fe la que su maestra le tiene, porque confiesa que nunca fue una alumna muy aplicada.

Reportera entrevista a migrantes

Evelyn Salazar es ahora reportera de Chiapas Paralelo, un portal independiente de noticias que for parte de la Alianza de Medios. Foto: Angeles Mariscal.

Fue precisamente Ángeles Mariscal quien fungió como su mentora en el desarrollo de la investigación para el Border Hub, lo que reforzó sus lazos de confianza y la culminación del proyecto.

“Siempre pendiente, siempre motivándome a que ‘no, no lo dejes, tú puedes’, y yo, ‘no profe’, porque le digo profe, ‘no, ya no puedo, no voy a poder, ya tengo el tiempo encima’”, recuerda.

La trayectoria de Evelyn incluye haber trabajado en un proyecto del Centro para el Desarrollo de las Mujeres que pertenece a la Secretaría de Igualdad de Género, que se aplica en las zonas donde hay Alerta de Violencia de Género.

“Me ayuda porque logro ver, desde la mirada de ahorita, de mi formación como periodista, logro ver muchas cosas”, comenta.

Acudió a los campos agrícolas para presenciar el trabajo de padres e hijos, para lo que algunos amigos que están en la zafra le dieron acceso, pero el resto le tocaba a ella.

Tenía que convencerlos de querer contar sus historias, sus realidades. Recuerda que al principio le costó hacer contacto. Después todo fluyó con naturalidad.

“Creo que sí logro ser carismática y me sale natural, porque la verdad es que me siento, cuando estoy haciendo algo que me llena, pues me siento contenta y va fluyendo”.

Periodista en el estudio de fotografia

Evelyn en el estudio fotográfico. Foto de Izamara Valero

En Pujiltic todo se rige “por la temporada de zafra y por la temporada de que no es zafra”, explica, y no habiendo muchas oportunidades, la mayor parte de la población labora en ese sector.

“Una de las cosas que creo que más me marcaron también en mi etapa estudiantil fue cuando yo ya fui a la ciudad a una escuela de concreto, a una universidad grande, después de yo haber estado en la prepa en salones de madera, con la caña al lado quemándose y a nosotros evacuándonos, de que ‘a ver, hoy van a quemar, váyanse, sálganse’, así en un día”, describe.

Becaria del Border Hub

En su investigación logró encontrar algunas cifras del INEGI que hablan sobre el trabajo infantil, sin embargo, la atención al tema es mínima en esa región.

No hay miradas puestas en el hecho de que un menor de 6 años trabaje cortando las varas de caña.

Hacer el reportaje le dejó la gran lección de que los niños siempre van a actuar como tales, sea cual sea su condición.

“En el contexto que sea, ellos van a buscar, van a ver lo lúdico, lo interesante, lo divertido, lo bonito. Aunque suene tal vez un poco romántico, pero sí saben qué hacer con lo que tienen”, apunta.

Su mayor conflicto fue al momento de escribir el texto, admite sonriendo, pero asegura que una vez empezando, sus dedos bailaban en el teclado.

“Tenía mucho miedo escribir, mucho miedo y creo que me ayudó a tener la seguridad de que sí puedo hacerlo y a pesar de que lo he hecho antes.

“De sentirme contenta con el trabajo y de saber que puedo trabajar con los temas que yo quiera tratar. Definitivamente creo que fue gracias, o sea, después de que fui becaria me di cuenta de eso, de que sí pude poquito a poquito, pero de que sí voy a poder”, afirma.

El año pasado empezó a colaborar en el medio Chiapas Paralelo, en donde junto a Ángeles Mariscal ya hizo un primer reportaje.

Ahora la vida de Evelyn Salazar transcurre entre Tuxtla y Pujiltic, en donde desde hace unos días cubre una plaza de maestra de secundaria, a la vez que trama algunos trabajos periodísticos que den atención a las necesidades de las comunidades chiapanecas.

“Aquí nadie lo cubre. Aquí no hay nadie que venga y diga ‘quiero investigar esto’. Sí hay mucha investigación histórica, pero no de actualidad y de ese formato de periodismo de investigación, no”, afirma.