Border center

Historia detrás de la historia del Fondo Minero en Sonora

Una mujer que vive con su familia en una colonia pauperizada de Nacozari, a cuatro horas en carretera de Hermosillo, le pidió un favor inusual a una vecina: que le guardara su refrigerador, pero que lo conectara a la corriente.

La vecina, que vive en una de las últimas casas de la colonia que alcanzaron conexión con el  tendido eléctrico, aceptó conectar el aparato y dejarlo en el patio de su casa.

La dueña del aparato tuvo que pedir el favor para que no se le echara a perder la comida con la que cocina y alimenta a sus hijos todos los días.

La luz no alcanzó a llegar hasta su casa. Ella y su familia iluminan su vivienda con luz de velas, como se iluminaban las familias de un México que parecía habitar en un pasado muy lejano.

El de la mujer es no sólo un peregrinar de varias visitas diarias al refrigerador y luego de vuelta a casa; ese es sólo uno de los recorridos de una travesía que siempre ha sido, para ella y los suyos, de una interminable cuesta arriba.

La de María Jesús es igual, una travesía cuesta arriba, por la calle Leyes de Reforma, en Cananea, a la que le faltaban pavimento y banquetas, pero no charcos y lodo. Y es oscura, por eso tiene que iluminar sus pasos con la luz, no de velas, sino de su celular. No hay alumbrado, y tiene que hacer el recorrido para llegar cada noche a la parada del camión y recibir a su hija embarazada, cuando vuelve a casa de la universidad.

Hartos de la lodacera que los separa no sólo de la parada del camión sino también de la escuela y del hospital más cercanos, María Jesús y sus vecinos fueron un día al Ayuntamiento a exigir pavimento y banquetas para la calle.

Les dijeron que, de ninguna manera; no se podía pavimentar una calle que, de acuerdo con la información del municipio, estaba perfectamente pavimentada y con banquetas desde hacía por lo menos tres años.

De alguna forma la alcaldía constató la versión de los vecinos, y hasta entonces comenzaron a llegar las cuadrillas de trabajadores para iniciar los trabajos. 

A María Jesús le diagnosticaron cáncer hace poco. El diagnóstico no ha hecho más fácil su día a día, tampoco el de otros pacientes con el mismo mal de su zona, que no pueden costear su estancia en Hermosillo, la capital, para recibir las quimioterapias que necesitan.

Por eso a María Jesús le gustaría que el dinero que se invierte en calles que no existen, se utilizara mejor para equipar los hospitales cercanos.

Un grupo de vecinos en Hermosillo, Sonora afectados por una obra qué quiere hacer el gobierno del estado con dinero del Fondo Minero. Denuncian que el gobierno pretende derribar las casas y ellos se oponen pues no les quieren pagar lo justo por sus terrenos.

***

Estas y otras historias encontraron Ericka Llaguno, Ismael Meza y Refugio Velázquez cuando fueron a visitar Cananea, Nacozari, Álamos, Sahuaripa y Hermosillo, cinco de los 29 municipios de Sonora que reciben dineros del Fondo Minero.

Dicho fondo fue establecido en 2014, y se obtiene de un pago de derechos que realizan las empresas mineras y que, en el papel, debe ser destinado a obra social en las comunidades afectadas por la extracción de minerales.

El monto del fondo en 2017, el dato más reciente disponible, alcanzó los 3 mil 590 millones 816 mil 308 pesos.

De ese total, ese año, los 29 municipios beneficiarios del fondo en Sonora recibieron mil 104 millones 825 mil 54 pesos.

Las cifras podrían parecer considerables, pero palidecen si se comparan con el caudal de recursos que obtienen las mineras en México.

En 2018, de acuerdo con el Informe Anual 2019 de la Cámara Minera de México, la industria minero-metalúrgica representó el 2.4% del Producto Interno Bruto nacional, es decir, aportó un total de 443 mil 224 millones de pesos al PIB, que es la suma de todos los bienes, servicios e inversiones que se produjeron en México ese año.

Buena parte de esas ganancias de la minería en México las aporta Sonora, estado que concentra el 36% de la producción nacional, de acuerdo con Jorge Vidal Ahumada, secretario de economía del estado, citado en una nota de octubre de 2019 en El Economista.

Sonora aporta el 83% de la producción de cobre de México, el 34% del oro que se extrae en el país y el 100% del molibdeno y la wollastonita que producimos, según la misma fuente.

Sonora, en suma, es el estado líder en producción minera del país, pero los beneficios para las comunidades que pagan los costos de esa bonanza, casi no se ven.

Y es fácil adivinar por qué.

***

Una investigación del Centro de Análisis e Investigación, Fundar, citada en el reportaje del equipo del Border Hub, comparó la suma de los proyectos de inversión aprobados por el Fondo Minero entre 2014 y 2017, con el costo de las obras terminadas. 

El análisis encontró un faltante de mil 200 millones de pesos y fallas notables en la gestión y aplicación de los recursos.

Aunque los dineros del fondo deben dedicarse, por mandato de ley, a proyectos tan diversos como infraestructura educativa, preservación ambiental e incluso a la construcción de rellenos sanitarios, a nivel nacional el 70 por ciento del fondo (en Sonora es el 73 por ciento) se ha destinado a la pavimentación total de calles, como la Calle 8, inversión millonaria que conecta la salida principal con la Colonia Leyes de Reforma, donde viven María Jesús y sus vecinos, en Cananea.

se ha destinado a la pavimentación y mantenimiento de calles, como la calle Leyes de Reforma, de María Jesús y sus vecinos, en Cananea.

Llaguno, Meza y Velázquez, todos miembros del proyecto Libera Radio, tuvieron acceso durante su investigación a análisis sobre el manejo de los recursos del fondo, realizados por dependencias como la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización del estado de Sonora.

En el compendio de irregularidades, destacan las siguientes:

-  Fallas y/o anomalías en la adjudicación de las licitaciones

-  Inexistencia recurrente de proyectos ejecutivos

-  Deficiencias en las estimaciones financieras

-  Inexistencia de bitácoras electrónicas de las obras

--Ausencia de registros fotográficos de los proyectos

-  Faltantes de garantías contra vicios ocultos y,

-  Carencia de cartas de entrega recepción, entre muchas otras.

Ismael Meza, Refugio Velázquez y Erika Llaguno, el equipo de Libera Radio, durante la investigación.

***

Armados con esa batería de datos, el equipo de Libera Radio arrancó un periplo por cinco de los municipios beneficiados en Sonora con el Fondo Minero. Esta es una síntesis de sus hallazgos:

Cananea

La minería ha acompañado la historia de esta ciudad desde su fundación, en el Siglo XIX. Ahí se encuentra la mina Buena Vista del Cobre, que en 2018 extrajo 425 mil toneladas de cobre y 160 toneladas de plata. La mina tiene concesiones hasta el 2062.

El equipo de Libera Radio y el Border Hub encontró que Grupo México, dueño de la mina Buena Vista del Cobre, localizada en Cananea, reportó en 2019 ganancias por 7 mil 966 millones de dólares tan solo en su división minera.

En Cananea se mantiene una huelga de mineros desde 2007. Al paro, Germán Larrea, propietario de la mina, respondió contratando a obreros de otras zonas del país y vetando a mineros y proveedores locales que pudieran tener algún vínculo con el movimiento obrero.

Por eso Cananea languidece.

En colonias como Hangares, Leyes de Reforma 2 y El Dorado, la necesidad es como un mantra, y de los beneficios del fondo casi no se ve nada y hay razones para ello.

La pavimentación es una parte mínima de los beneficios que pudieran llegar. 

Esas colonias ya fueron “beneficiadas” con el FM y sí hay un impacto positivo en la pavimentación, pero termina sirviendo de poco porque la mayor parte del polvo, que además está contaminado, proviene de la mina. 

El dinero que se ha utilizado en planchas de concreto de 15 centímetros de grosor, pudiera usarse para necesidades más apremiantes que tiene la población 

Al alcalde de Cananea, Eduardo Quiroga Jiménez, le dicen el Rey de la Turquesa, por el boyante negocio que ha construido comercializando ese mineral a lo largo de décadas.

Según él, de 21 obras del fondo minero realizadas por la administración que le precedió, 12 o 13 tienen observaciones por parte de órganos auditores. Agregó que pudieron detener otras que ya habían sido aprobadas, como la construcción de un gimnasio que hubiera costado 132 millones de pesos y obras relacionadas con el suministro de agua por cinco millones que tendrían que haber sido costeadas por el gobierno del estado.

La administración de Quiroga Jiménez, electo para el periodo 2018-2021, ha invertido hasta hoy 261 millones de pesos en obras de infraestructura, utilizando en muchas de ellas concreto hidráulico, dato que cobra relevancia si se considera que el Rey de la Turquesa ejerció un tiempo como presidente del Comité de Desarrollo Regional del Fondo Minero en Sonora y es hermano de René Quiroga Jiménez, dueño de una fábrica de concreto que se ha vuelto la preferida de los contratistas del ramo de la construcción en la región. 

Con la creación en 2019 de un fideicomiso que administraría desde el gobierno federal los recursos del fondo minero, la vinculación de personajes como Eduardo Quiróga Jiménez con el proyecto quedó sin efecto.

 

Álamos

Otrora un pueblo turístico de gran atractivo, en Álamos avanzan los planes de construcción de la presa Bicentenario que, según políticos locales opositores, fue concebida para suministrar la enorme cantidad de agua que las minas requieren para su operación.

En Álamos se instaló hace 15 años la mina Corner Bay.

La presa supone un riesgo para la sobrevivencia del pueblo originario Guarijío que habita la zona. 

Durante su recorrido por el lugar, el equipo de reporteros constató varias irregularidades en las obras del Fondo Minero, dos fueron las más notables.

La primera es el Parque Colosio, cuya cancha de futbol y barda perimetral costaron 4 millones de pesos. La barda es en realidad una malla ciclónica montada sobre una delgada estructura de cemento que da la impresión de que podría caer en cualquier momento.

El otro caso es el proyecto de electrificación en la colonia Loma Linda. Tuvo un costo de 3 millones de pesos, pero no incluyó el alumbrado público.  

A la mala calidad de las obras en Álamos se sumaron denuncias públicas de “moches” en la adjudicación de las obras por parte de los responsables de su ejecución. 

 

Sahuaripa

Aquí opera la mina Mulatos, explotada por Minas de Oro Nacional, S.A. de C.V., propiedad del grupo Canadiense Álamos Gold Inc.

Lo que los reporteros encontraron en Sahuaripa fue silencio y desconfianza.

Nadie habla de las afectaciones que la mina ha dejado a la comunidad, para no ser estigmatizados y quedarse sin empleo, como ocurre en Cananea.

El silencio se alimenta seguramente por el temor que provoca la actividad que en la zona mantienen grupos del crimen organizado, que comenzaron su labor de control enganchando con droga a muchos jóvenes del pueblo. El aumento de la adicción a drogas duras se tradujo pronto en un incremento alarmante de robos de casas y comercios en la comunidad.  

 

Hermosillo

En la capital, seis de las obras proyectadas del Fondo Minero están actualmente detenidas.

En el Parque Industrial Norte, en la salida norte a la minera Nico, se realiza pavimentación de calles por 16 millones de pesos.

Lo mismo ocurre en el Bulevar Navarrete, una de las vías principales del centro hacia el poniente de la ciudad, que cruza por colonias de alto nivel económico, a pesar de que los recursos deberían destinarse a colonias populares afectadas por la extracción de minerales.

 

Nacozari

En este, otro de los bastiones de Grupo México en la sierra sonorense, se decidió en 2017 construir con el fondo una Casa de la Cultura, pese a que ya existía una. La nueva obra se concluyó en 2018, con un costo de cinco millones de pesos y fue edificada por Don Rafael Méndez Constructora, una de las empresas más favorecidas con los proyectos del Fondo Minero.

El proyecto no incluía el mobiliario requerido y hoy se analiza la posibilidad de utilizar el edificio como guardería.

Rafael Méndez está en el padrón de contratistas del Gobierno del Estado, junto con la empresa CONSEIN Edificaciones, S.A. de C.V., que ha obtenido también varios contratos de pavimentación con recursos del fondo.

El representante legal de CONSEIN es Francisco Beltrán Villanueva, “El Chaco”, quien fue presidente municipal de Nacozari entre 2009 y 2012 y actualmente es suplente del diputado local por el PANAL, Fermín Trujillo.

Trujillo está ligado políticamente a la gobernadora Claudia Pavlovich.

En 2016, la empresa Metal Master Industrial, S.A. de C.V. ganó el contrato de fabricación de una línea de conducción y un tanque de almacenamiento de agua potable en la parte sur del pueblo.

La esposa del dueño de Metal Master es prima de la esposa de Beltrán Villanueva.

La obra del tanque de almacenamiento presentó varias irregularidades al ser auditada por el ISAF, como la presentación fuera de tiempo de garantías de vicios ocultos y actas de entrega recepción faltantes.

Las obras con mayores irregularidades en las auditorías del ISAF, que incluyen la no presentación de planos o proyectos ejecutivos y la falta de análisis de precios unitarios, fueron realizadas y facturadas por CONSEIN y por MC Sonora River S.A de C.V.

Decenas de millones de pesos fueron invertidos en ellas sin la menor fiscalización y sin un proceso de evaluación de avances y resultados, de acuerdo con las auditorías.

Los periodistas Ismael, Erika Refugio en Cananea.

***

Preguntas y respuestas

En representación de Ismael Meza y Refugio Velázquez, Erika Llaguno respondió algunas preguntas sobre su investigación para el Border Hub:

El panorama que muestran en su investigación es triste, de pueblos dejados a la deriva…

La sensación de desamparo la sentimos principalmente en Sahuaripa. La gente está muy triste. Conocí ese pueblo hace 12 años, se convirtió en uno de mis pueblos favoritos. Todo mundo te saludaba, eran amables, sonreían. Hoy en ese pueblo las miradas son de desconfianza.

Nadie quiso hablar en cámara de lo que ocurre en ahí. El miedo se robó el alma alegre del pueblo. La presencia del narco se siente, aunque no los veas.

¿Qué sensación les dejó su investigación? ¿Si tuvieran que resumirla, qué dirían?

Es muy decepcionante comprobar que, realmente, en ningún lado se han hecho las cosas bien con el Fondo Minero. La gente en las comunidades que visitamos está a la deriva. Todo es una falacia. Vimos que deberían estar pavimentadas. Vimos calles mal hechas y en todos lados te impacta la enorme necesidad en la que vive la gente. 

Es mucho dinero el que sacan las mineras de nuestro estado, de todo México y es poco el dinero que se destina al Fondo Minero, pero, si por lo menos aplicaran bien la mitad de esos recursos, la gente no viviría en la desesperanza.

En colonias de Cananea o Nacozari hay gente que vive sin drenaje desde hace 10 años. ¿Cómo puede ser eso posible? 

Vimos los postes de luz pelones, sin cables, en colonias donde se suponía ya debía haber alumbrado público, realizado con el Fondo Minero. 

Todo eso pasa en Sonora, líder en minería en el país, uno de los estados más ricos de México, vecino además de Estados Unidos. ¿Cómo puede ser posible que tengamos pueblos que no tengan los servicios básicos o que están pasando hambre?

¿Cuáles fueron los mayores hallazgos de su investigación?

Comprobar que realmente no se ha invertido, ni todo ni bien, el dinero del Fondo Minero en las comunidades afectadas por la operación de las minas. Vimos, por ejemplo, como una “barda perimetral”, según el proyecto de gastos del fondo, en realidad es una malla ciclónica sobre una base delgadita de concreto que estoy segura se va a caer pronto. 

Vimos una calle que se supone que se terminó hace tres años y sólo está raspado el suelo, así lo dejaron, sin nada encima de la tierra.

Una cosa es lo que uno ve en los reportes de la auditoría y otra es comprobar en el terreno que no se hicieron esas obras, que se hicieron con una pésima calidad, o que algunas están a medias desde hace mucho tiempo.

Fue un viaje de entripados.

Llegó el momento en que nomás nos reíamos. Todo esto sería una buena broma si no fuera una tragedia. Uno va a las comunidades, esperando encontrar algo, pero cuando lo encuentras todo se vuelve muy triste. Encontrar que no está la calle que dicen que ya hicieron o, como en Cananea, encontrar que están a marchas forzadas pavimentando una calle que se supone terminaron hace tres años, es difícil. Todo se vuelve una decepción. 

Nosotros esperábamos encontrar en esos pueblos una maravilla, porque en el papel se les han invertido cientos de millones de pesos, pero nada de eso se ve. Llegas y encuentras esos pueblos como eran hace 15 o 20 años, otros están incluso más jodidos.

 

¿Cuáles fueron las principales enseñanzas que obtuvieron?

Para no ser periodistas… aprendimos mucho.

Aprendimos que debes organizarte, pensar mucho en qué vas a hacer antes de empezar, adónde vas a ir, con quién vas a hablar. Si no encuentras una fuente, cómo vas a hacer para sustituirla con otra. 

El mayor aprendizaje fue lo necesaria que es la organización de una investigación.

Chocar contra la pared una y otra vez, creo, es parte del periodismo de investigación. Pero si te organizas bien desde el principio puedes reducir el tamaño de la frustración.

Vas a ir a un lugar donde Google no funciona, debes llevar un mapa. ¿Vas a tener que enviar fragmentos de video que pesan muchísimo? Tienes que prever cómo lo harás.

Nosotros más o menos nos organizamos y a veces siento que fue un caos. ¿Imagínate si no hubiéramos organizado nada?

¿Hubo algo que no pudieron averiguar?

Muchas cosas, sobre todo de las empresas que mencionamos. Algunas tienen correos electrónicos que no responden nunca, perfiles de Facebook con cuatro “likes” o un teléfono que no existe.

Queríamos averiguar cuáles son las ganancias de las empresas para compararlas con la bicoca que entregan a las comunidades a través del Fondo Minero. Fue imposible.

 

¿Si pudieran hacerlo todo de nuevo, qué harían diferente?

¡Muchas cosas! 

Por ejemplo, nos pusimos en manos de un profesional que estudió cine para hacer el video. Fuimos con él a las comunidades, vimos juntos las calles fantasmas, los materiales de mala calidad, los postes pelones, la miseria de la gente y eso no se logra apreciar del todo en los videos como nosotros lo vimos. Grabamos cientos de minutos de video en los que no se refleja lo que vimos, en los que hay imágenes que no dicen nada. Ya desde ahí está jodido todo.

En algunos lugares no nos daban recibos de nada y no llevábamos notas de remisión para que nos las hicieran ahí. Estamos con el tiempo encima y no he podido enviar el reporte financiero porque todas las cuentas las apuntaba en una libreta, en papelitos o no pedíamos recibos y luego se nos olvidaba llevar registro. Fue falta de organización en ese tema.  

Hay lugares donde no funciona Google Maps y no llevábamos mapas. Llegamos a ciudades por las que alguna vez pasamos, pero no sabíamos andar en las colonias donde estaban las obras que buscábamos. Dimos vueltas y vueltas, gastando gasolina, tiempo y energía a lo tonto,llegamos a tardar hasta dos horas en encontrar un lugar porque ni los pobladores conocen las calles que transitan.

Preguntábamos en los ayuntamientos y ni ellos sabían de qué lugar les estábamos hablando. Decían que eran colonias nuevas, pero las colonias están ahí por lo menos desde hace 10 años.

Uno no puede ir nunca a ciegas. Esos viajes sin la planeación adecuada fueron agotadores. Creo que también aprendimos que, si vamos a un lugar que no conocemos, debemos darnos tiempo y recursos suficientes.

Ah, y siempre hay que llevar un montón de pilas de repuesto y efectivo.

Nunca imaginamos la complejidad de la historia en la que nos estábamos metiendo.

 

¿Del 1 al 10, qué tan satisfechos están con su historia?

Si sale bien el video, me quedo en un 8, que para mí sería de una enorme satisfacción. No me pondría 9 porque hubo algo que no pude aprender, aprender a escribir un buen texto periodístico. A todo le pongo la tripa, no se trata de editorializar, no soy buena para eso, eso me faltó.

Tampoco me pondría nueve por todas las cosas que dejamos fuera de la historia. 

¿Qué consejos le darían a otros miembros del Border Hub después de su experiencia?

Primero, que apunten todo. Los mentores nos recomiendan hacerlo pero a la hora de la hora no hacemos caso. ¡Háganlo! siempre háganlo.

Otra cosa, escribir y pegar todo en la pared, tu hipótesis, tus preguntas, tus ideas, tus hallazgos, lo que te falta, las direcciones, las cifras, las fuentes, todo lo que puedas. Mi hijo hoy es casi especialista en el tema del Fondo Minero, porque llené de papeles las paredes de mi casa. Eso nos ayudó mucho a mis compañeros y a mí para tener presentes los datos.
Si te pasa una idea por la cabeza, aunque parezca descabellada, tienes que escribirla, todo puede servir en algún momento. 

Un día, durante la investigación, conocí a una señora que padecía cáncer. Comenzamos a hablar y me contó lo difícil que era para ella y para otros enfermos recibir atención médica. Tenían que cruzar charcos llenos de lodo solo para salir de su colonia, trasladarse y gastar el dinero que no tenía para atenderse en Hermosillo.

La imagen se me quedó grabada en la cabeza y la anoté en una libreta. Mi editora me dijo que el borrador que entregamos necesitaba más color. Les recordé a mis compañeros y a ella la escena de la señora. Les encantó. Esa es la entrada del video. 

*****

Ve la investigación especial "Fondo Minero en Sonora: mil millones de pesos perdidos y pueblos mineros en el abandono"

https://www.borderhub.org/noticias-especiales/fondo-minero-en-sonora-mil-millones-de-pesos-perdidos-y-pueblos-mineros-en-el-abandono/